jueves, 5 de mayo de 2011

Soy de la Virgen Nomás…

Pere 1 Se viene la Fiesta de la Virgencita y Ely me pidió mi testimonio sobre la Pere (léase Peregrinación Juvenil a Pie a Luján) para unirnos al festejo.

Lo primero que se me ocurre es dar Gracias a la Virgencita, quien a través de Ely me motiva a sacar esta Oración conjunta oculta en el corazón (¿acaso un testimonio no es oración?). Lo hago con gusto y emoción, porque son sentimientos fuertes. Es contar una historia de amor…al que uno nunca puede corresponder del todo. Pero como buena mamá, María comprende.

Recuerdo que cuando era chico, no alcanzaba a comprender bien ese tema de los devoción a los Santos y la Virgen…. si a Jesús le podemos hablar directamente, para qué es necesario todo lo demás. Pero un día, a mediados de los ´70, sin entender bien por qué, fui caminando por primera vez a Luján, junto con mi hermano. Y cuando llegué, como nos pasa a todos dije…listo, no lo hago más.

Como también nos pasa a todos, al año siguiente volví a ir. Y fueron pasando los años y seguimos caminando, sumándonos a grupos de apoyo, y diciendo siempre, este año es el último.

A la deré, a la deré…

En esos años, aprendí a ver el Amor que Nuestro Pueb02102010973lo le tiene. Y poquito a poco, se me fue pegando esta Gracia. Recuerdo el primer año en que armamos un anda sobre un cajoncito de verduras, le pusimos flores, unas cintas y la clásica imagen plástica de la Virgen. (Esa que en todos lados llamamos la Lujanera, porque se hizo popular en la Pere). Recuerdo una viejita, bien entrada en años. No hubo forma de lograr que deje de llevar el cajoncito, que luego de unos metros te dejaba los hombros hechos percha. Nosotros, jóvenes deportistas (jua), todos delicaditos, nos turnábamos estrictamente para no lastimarnos, le poníamos acolchado y demás, y esta buena señora nos enseñó lo que significa el amor. También muchos se acercaban y caminaban tomando Gracia a través de las cintas.

Por esos años, la ruta no se cortaba del todo y todos los vehículos de apoyo iban por el mismo camino. El hit del momento era …”a la deré, a la deré, a la deré, a la deré….¡a laaaaaaaaaaaa derecha por favor!”

Algunos autos eran móviles de sonido y no existían los carritos de animación que hay ahora. Caminábamos animando con los megáfonos colgados del hombro.

imageTOTUS TUUS

Vino Juan Pablo quien nos enseñó el TOTUS TUUS, que de a poquito se fue metiendo en el corazón. El Tata Dios me regaló la gracia de conocer a Gisela, hoy mi esposa, mientras lo esperábamos en el Monumento a los Españoles y ese sentimiento de pertenencia a la Madre se fue haciendo más grande en el corazón.

Un año, me transformé en móvil de sonido caminate. Un grabador en bandolera y el megáfono cruzado sobre el pecho. Hasta La Reja, cantando, rezando, pasando música. En La Reja, me temblaba todo y un fuerte dolor en el pecho (por lo que había cargado en el camino) obligó a los que me rodeaban (novia incluída) que me subieran al micro y no me dejaran caminar más (vieron que en esos casos uno siempre quiere seguir). Ahí aprendí a resignar las ganas de llegar caminando, que si bien es de lo más lindo, no es lo más importante. Y que los mimos de la Virgen los recibimos igual.

Otra vuelta, y ya más grande, una amiga me preguntó….No entiendo eso de Luján, ¿vale la pena?. En esa época una revista bastante popular había instalado el tema… planteaba que si en lugar de caminar, cada uno donaba un ladrillo, le solucionábamos el problema de vivienda a más de uno (claro que nunca dijeron que no es una cosa o la otra, sino ambas). Mi respuesta, así sin pensar fue…la Pere es un resumen de la Vida…caminamos de día y de noche, con luces y sombras, junto a los amigos y a un montón de gente que no conocemos. A distintos ritmos, con distintas necesidades, distintos motivos, cantamos, reímos, lloramos, nos caemos, nos levantamos, paramos al costado de la ruta, a veces ayudamos, a veces nos ayudan, caminando, en móvil, rengueando o fresquitos, tenemos un un único destino; la casa de la Virgen/el Cielo. Y lo más lindo, ¡llegamos todos juntos!. (Su respuesta fue…ahora entiendo.) A la distancia, puedo decir que estas cosas no se entienden, se viven, por la Gracia de Dios que nos las regala.

03102009167 No se desanimen….caminen, caminen…

Luego de unos años de parate, cuando ya creía que no volvía más, María se las ingenió para engancharnos (junto con Gisela, mi esposa), para Peregrinar de una manera distinta, en un puesto sanitario en la ruta. Ahí fuimos las manos de la Virgen, que nos pedían le hagamos un masaje al corazón de los peregrinos (y les arreglemos los pies), dándoles el último empujoncito para que lleguen a su casa.

Y acá, compartimos con tantos peregrinos, que nos contaban sus historias, sus motivos, sus ganas, en definitiva, su Amor por la Madre. Y todo, mientras les hacíamos unos masajes o les curábamos ampollas. Gente grande, chicos, jóvenes, todos con un mismo objetivo, con un mismo norte. Siempre ponemos una imagen de la Virgen, y es maravilloso ver cómo se acerca la gente a rezarle. También todos los que caminan con su propia imagen, junto al corazón, con las fotos de la familia. Algunos en zapatos caros, otros en zapatillas, otros en ojotas y unos cuantos descalzos. Una de las experiencias más lindas, regalarles una estampita.

03102009170 Y luego de casi diez años en este servicio, los últimos tres los pasé ayudando en la coordinación del equipo que acompaña a los caminantes de la Parroquia. Y acá el trabajo (de puro audaces) es asegurarle a los padres de los chicos que los cuidamos durante toda la marcha. (Lo hacemos, pero la que los cuida de verdad es María). Y ese año, junto con Gisela y mis dos mejores amigos, que me acompañaron en la aventura de la organización, pusimos a los pies de la Virgen un abrazo entrañable, esos que salen de bien adentro, para sellar más de 25 años de amistad y un día de servicio. (Y por esas cosas, la foto se perdió, para quedar impresa en el corazón)

Soy de la Virgen nomás…

negro manuel Desde hace más o menos diez años , comenzamos a acompañar a los señores que participan del Comedor parroquial (Los Caballeros de la Inmaculada) en su Peregrinación en Micro a Luján. Visita a la Virgen y Asado. Uno de los momentos más emotivos, cuando todos nos signamos en la frente con el aceite de la Virgen. Para esta época conocí en detalle la historia del Milagro de Luján y al Negrito Manuel, el esclavo que se quedó cuidando siempre a la Inmaculada y que cuando le preguntaban decía “Soy de la Virgen nomás”. Otra versión de aquel Totus Tuus.

Y así, sin darme cuenta, acá estoy, contándoles cómo la Virgencita me atrapó. Hace dos años, en la madrugada en la plaza, esperando la Misa, me llamaron de la radio para que les de mi testimonio. Entre medio de lagrimones, que siempre se escapan, me preguntaban….¿y por qué vas a Luján?. Y esta vez la respuesta fue: No te preguntás por qué respirás, simplemente lo hacés. María es Vital. 04102009179

Así que así seguiremos, caminando juntos. Gracias a Dios, a la Virgencita y a todos ustedes compañeros de camino.

Hasta la próxima Pere…

No hay comentarios: